RSS  Google+
imprimir
RSS  Google+
imprimir

Reimpulsan la tradición de las muñecas de cartón

Viernes 28 de diciembre de 2012 / Entrevista No. 404

Por Laura Celis
El libro y el proyecto “Miss Lupita” de Carolina Esparragoza revaloran la imagen de estas populares figurillas

Rumberas, luchadoras, rockeras, hadas y astronautas…son la imagen y personalidad que 134 muñecas de cartón de 40 centímetros de alto han adquirido para animar y entretener a niños, adolescentes y hasta adultos, quienes con sus propias manos les dieron forma después de 10 días de intenso trabajo.

Estas piezas son el resultado de seis talleres de cartonería realizados entre 2011 y 2012 en diversos lugares del Distrito Federal, en los que participaron más de 150 personas. Las sedes fueron Casa Talavera, la Dirección General de Tratamiento a Menores; la colonia Barrios Sierra en la delegación Magdalena Conteras y el Teatro del Pueblo. La experiencia quedó capturada en el libro Memoria del proyecto Miss Lupita, de la artista Carolina Esparragoza.

“Es un libro con dos objetivos; por un lado rescatar a las muñecas de cartón tradicionales de Celaya, realizadas a través de un trabajo manual arduo. Por el otro, es hacer que se valore esta artesanía y en general al juguete popular mexicano y así reflejar el vínculo entre la cartonería y el ejercicio plástico y manual que hicieron cada uno los participantes asistentes a los talleres.

“Para mí, la cartonería es una técnica muy noble cuyo límite es nuestra paciencia y dedicación, la cual te permite hacer desde piezas monumentales hasta objetos muy pequeños como estas muñecas de cartón que no son tan conocidas en el país pero que es importante rescatar porque son objetos que forman parte de nuestras raíces”, detalló Carolina Esparragoza en entrevista con CulturaMX.

Con un tiraje de mil ejemplares, el texto fue realizado y diseñado por la misma artista con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y ya se encuentra disponible para su compra. Se trata de un libro electrónico en formato disco que se intercambia por una cuota de recuperación (150 pesos). Además, tiene una particularidad: viene dentro de un empaque artesanal de cartón hecho y decorado a mano, cuyo diseño principal es la figura de una muñeca.

“La idea es ofrecer la memoria de estos talleres, es decir, un recuento de todo lo que se hizo y  generó en cada uno de ellos, desde el cómo se hizo cada muñeca, pasando por las estrategias y tips que se utilizaron, hasta la parte de mostrar cómo con cada una de ellas se preparó una exposición que se presentó en la Ciudad de México y después viajó a Tokio y Portugal.

“Mi intención es compartir con la gente la técnica de elaboración de las muñecas de la manera como a mi me hubiera gustado que me la enseñaran; destacando la forma, el color, las estructuras y la pasión por estos objetos”, detalló Esparragoza.

El libro ofrece al lector una serie de fotografías que además de retratar cada uno de los talleres y a sus participantes, también permite ver imágenes que se exhiben por primera vez en México; una de la Fototeca Nacional procedente del archivo Casasola, tomada entre 1920 y 1925, de un vendedor de muñecas de cartón, la cual comentó la artista “es muy significativa porque a través de esa imagen se puede ver la estética de las muñecas en esa época”.

Hay otra que corresponde a una imagen del primer libro de la Secretaría de Educación Pública, ilustración en la que se percibe un puesto de juguetes populares con muñecas de Celaya realizadas con otros materiales como hojalata o madera.

Otra de las particularidades de Memoria del proyecto Miss Lupita es que cuenta con la colaboración de la artista de performance María Eugenia Chellet, el artesano Carlos Derramadero Vega y el historiador Augusto Revisora, quienes desde su punto de vista destacan la importancia de estos objetos en México.

María Eugenia Chellet habla de su experiencia con las muñecas de cartón desde su infancia, la manera en que las conoció y su relación con ellas. Además narra su proyecto que realizó en los años noventa con estas piezas. A su vez, Carlos Derramadero habla de sus aportes a la técnica tradicional y cuenta emotivamente su relación con estos juguetes y con la cartonería.  

Augusto Revisora ofrece un análisis histórico y social sobre el fenómeno de la muñeca. Desde la comercialización del objeto y cómo se empezó a crear el mercado de juguetes dirigido a un público muy específico, hasta la forma en que las figuras empezaron a presentar patrones o estereotipos.

Finalmente, la publicación ofrece un directorio actualizado con los datos de artesanos o productores de muñecas de cartón que viven en Celaya. “La idea es que si alguien está interesado en comprar muñecas se comunique directamente con ellos”.

El libro se encuentra disponible en la librería Educal de la Biblioteca Vasconcelos, en la librería del Museo de la Ciudad de México y a través de Tabaquería Libros Distribuidora. Para más información sobre el libro, el costo, la venta de las muñecas y los talleres a realizarse próximamente se puede visitar: www.misslupitamx.blogspot.com.






             

México / Distrito Federal

Dirección General de Comunicación Social - Dirección de Prensa
Av. Paseo de la Reforma 175 piso 14, Col. Cuauhtémoc, C.P. 06500, México D. F.
Tel. (01 55) 41 55 02 00 ext. 9741 y 9530. Correo: culturamx@conaculta.gob.mx
Sitio desarrollado por la Coordinación Nacional de Innovación y Calidad – Subdirección de Publicaciones Electrónicas